Thursday, February 05, 2009

VECINOS NO QUIEREN UNA TERMOELÉCTRICA EN PLAYA NEGRA

El bello y apacible sector de Playa Negra de Penco sufriría el impacto de una central termoeléctrica, planificada para su próxima construcción.


Pareciera que cobra fuerza el proyecto de la empresa Muelles de Penco (Cosaf) de instalar una central de generación eléctrica a partir del uso del carbón junto a la desembocadura del río Andalién en Playa Negra.

De acuerdo con una información del diario El Sur, Muelles de Penco se asoció con la empresa Southern Cross para materializar la construcción de la central que produciría 350 mega watts de potencia para venderlo al sistema interconectado central. El tercer componente de esta alianza sería la portuaria Cabo Froward.

Southern Cross adquirió tres minas de carbón para abastecer a la próxima central: la Chulita, en Curanilahue, un yacimiento en Puerto Natales y otro en isla Guafo. El proyecto dispone del muelle de correa sin fin de Playa Negra para la descarga del combustible por lo que solo faltarían algunos pasos antes de iniciar la construcción.

La termoeléctrica de Playa Negra es resistida por un importante sector de habitantes de Penco, que no quieren ver contaminado el entorno de Playa Negra ni desean que los vientos lleven el humo de la combustión a la ciudad.

Este grupo anti termoeléctrica ha denunciado el impacto negativo del proyecto ante la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA) regional. El director del organismo Bolívar Ruiz les respondió que aun no ha ingresado ningún proyecto de termoeléctrica al Sistema de Evaluación Ambiental. La afirmación no ha dejado satisfecho al sector opositor del proyecto, porque comprueban que la empresa sigue adelante.

Christian Jofré, un vecino pencón preocupado de este asunto, declaró a este blog que “lo más grave es que no se trata de una termoeléctrica, sino de dos, que quemarán cada una doce toneladas de carbón de piedra al día. El proyecto cuenta con el apoyo del alcalde Cáceres y el trámite que falta por hacer es modificar el plano regulador de Penco y declarar esa área terreno industrial. En la actualidad se trabaja en rellenos para ganarle espacio al Andalién”.

Jofré añadió que de construirse el complejo termoeléctrico se modificará toda el área de Playa Negral, una zona campestre con abundantes humedales, hogar de especies locales y refugio de aves de paso. Junto con ello, dijo, la combustión generará tal cantidad de humo que podría inundar a la comunidad pencona dependiendo de los vientos.

El alcalde Cáceres ha sostenido que el proyecto crearía unos doscientos puestos de trabajo estable. Pero, los opositores afirman que difícilmente habría trabajo real para unas veinte personas por turno.

Con el negocio termoeléctrico la empresa Muelles de Penco está en sintonía con los intereses del gobierno, puesto que Chile necesita nuevas fuentes eléctricas para lograr la independencia energética del país y facilitar el crecimiento económico. Muelles de Penco, entre tanto, resolvería así la baja de ingresos por la disminución en las descargas de graneles, como carbón, chips y fertilizantes.

Como se ve la polémica está que arde y sus protagonistas son el alcalde, el gobierno, la empresa propietaria del proyecto y el grupo de vecinos que han dicho estar dispuestos para manifestarse en Santiago con el fin de impedir la construcción de una industria que contaminaría el aire, el río y, en consecuencia, la bahía de Concepción.

No comments: