Friday, October 27, 2017

LOS NIÑOS VAGOS, UN PROBLEMA PAÍS DE LOS AÑOS 50 QUE NO GOLPEÓ A PENCO

 
Foto de Sergio Larraín sobre niños de la calle captada en Santiago, 1955. (Times).
              Los niños de 10 o 12 años citados en la crónica del diario El Sur sobre vagancia infantil en Concepción, de 1955, al día de hoy (de la publicación de este post) tendrían 60 o 62 años. No sabemos quiénes son o quiénes fueron o si los rescataron y habrán reencausado sus vidas. Ni siquiera imaginamos que haya algún registro de monitoreo. Pero, ellos fueron las víctimas de un problema social grave: el desamparo infantil (no muy distinto del actual). Esas bandas de niños limosneros –como lo señalaba el diario--, que pedían alguna moneda a los transeúntes del centro de Concepción, afortunadamente no existieron en Penco. Acá se formaban pequeños grupos de niños que se disolvían poco después de entrada la noche: calabaza, calabaza…
             Los niños vagabundos de Concepción, y de muchas otras ciudades de Chile, como indica esta crónica, no podían decir “calabaza” porque no tenían adónde ir o quién los esperara y recibiera. Se criaron con esa terrible carencia, la que después se convirtió en una mochila para sus vidas. Por culpa de la sociedad perdieron la gran oportunidad para haber salido adelante. Pese a todo, es posible que alguno lo haya logrado aunque eso tampoco lo sepamos.
Niños de la calle, Larraín, Stgo. 1953.
             El diario cita en su nota al juez especial de menores Samuel Gajardo, quien afirmó: “la vagancia y la mendicidad ejercida por niños sólo tiene una solución: crear hogares que los reciban dándoles el afecto familiar del cual carecen”. Y El Sur agrega por su parte: “En Concepción existen algunos que han logrado recoger a un escaso número de pequeños vagabundos y están realizando con ellos una tarea de readaptación al medio y de reeducación”. Dichos hogares eran “La Ciudad del Niño Ricardo Espinoza”, el “Hogar Valentín Letelier” y el “Centro de Defensa del Niño”.  Pero, una cifra alta de menores quedaba afuera, a la intemperie, porque los recintos mencionados no alcanzaban para todos.
               Añadía el diario: “El problema que afecta a los menores desamparados a quienes se ve diariamente pulular por las calles de Concepción, en demanda de la caridad pública, no ha encontrado solución integral pues son insuficientes las instituciones encargadas de la defensa y protección del niño.
               Finalmente decía El Sur, remarcando el drama de aquellos menores:
NIÑOS VAGOS EN CONCEPCIÓN
           "El problema de la vagancia infantil ha adquirido mayor gravedad durante el último tiempo en Concepción, donde se ven diariamente y especialmente en la noche deambular por las calles céntricas bandas de niños desarropados que se dedican a asaltar prácticamente al transeúnte solicitándole una ayuda de cualquier índole.”
     
Foto Memoria Chilena.
“Estas mismas bandas de niños se dedican en horas de mayor movimiento a actos punibles que se hace difícil evitar. Si son detenidos, no hay establecimiento donde recluirlos y después de una noche en la comisaría deben forzosamente ser puestos en libertad.”

               “Hasta hace algunos días varios de ellos practicaban los más variados juegos de azar en el quiosco de la Plaza Independencia, cerca de la medianoche. Y posteriormente otro grupo de niños y niñas en pleno centro presentaban un doloroso espectáculo en estado de ebriedad. Ninguno tendría más de diez o doce años.”

No comments: